Álvaro Torres, la cultura y la pureza

Por Eugenio Pérez Almarales

La visita de Álvaro Torres a Bayamo, el último 14 de julio, ha suscitado comentarios encontrados en Facebook. Muchos aplauden aun, mientras unos pocos critican a quienes disfrutaron y alaban al salvadoreño, famoso y humilde, y les echan en cara que no es de gente culta admirar lo kitsch.

El origen del vocablo “kitsch” –como es bien conocido- se sitúa en Múnich, Alemania, en la segunda mitad del siglo XIX y se endilga a lo vulgar, al arte barato, de baja factura, copia inferior de una “verdadera” obra de arte, distante del “arte culto”, y relacionan a los productores y consumidores de arte kitsch con el deseo de aparentar, de fingir mayor estatus social. Continuar leyendo “Álvaro Torres, la cultura y la pureza”

Anuncios

Gentilicios y personajes

Por Eugenio Pérez Almarales

Ya pasó tiempo suficiente y se hizo nuestro y cercano lo que alguna vez provocó airadas reacciones, como cuando Lucas Rosales, ilustre hijo de Santa Rita, apostó en varias esquinas, con recipientes llenos de huevos hueros, a improvisados “fusileros”. Continuar leyendo “Gentilicios y personajes”

Nuncio de felicidad

Por Eugenio Pérez Almarales

 Hacer feliz a las personas, siéndolo también él, parece uno de los objetivos de vida de un singular personaje de la prensa y de Bayamo: Manuel Lauredo Román.

En tal empeño, y a su manera sin par, un lugar de privilegio reservó siempre a doña Rafaela Román Garcerán, su mamá, a quien cuidó -junto a la esposa- hasta el final de su larga existencia. Continuar leyendo “Nuncio de felicidad”

¿Ser lo que espera?

Por Eugenio Pérez Almarales

 No siempre los hechos cumplen el enunciado que da título a aquella canción de Los Dan -la agrupación cubana más popular de la Década Prodigiosa-, la cual identifica, hace más de 30 años, al programa Nocturno, de Radio Progreso.

Lo cierto es que en demasiadas ocasiones, en múltiples esferas de la vida, hay un largo trecho entre el anhelo y la realidad, entre lo que esperamos y lo que sucede. Continuar leyendo “¿Ser lo que espera?”

Las alturas de Ernesto

Por Eugenio Pérez Almarales 

En Chicolongo, intrincado sitio de la Sierra Maestra, nació mi amigo Ernesto Pérez Espinosa, quien, pese sucesivas mudanzas, siempre rumbo a “la placa”, sigue siendo un guajiro bueno y bromista.

Ernesto, que vino al mundo a casi 900 metros sobre el nivel medio del mar y a más de 20 kilómetros de la cabecera municipal de Guisa, no ha podido –ni quiere- olvidar sus raíces, su cultura. Continuar leyendo “Las alturas de Ernesto”