La ética de los niños

Por Eugenio Pérez Almarales

Los niños dicen lo que piensan, y ya. Incluso, dicen lo que sueñan; sin dobleces, sin falsedades; no intentan aparentar que te quieren y ante otros hablan lo contrario, ni mucho menos te abrazan y preparan una jugarreta en tu contra, esas bajezas son exclusivas de adultos. ¡Lástima que en la adultez no todos conservemos la limpieza ética de los pequeños! Continuar leyendo “La ética de los niños”

Anuncios

Madres, tecnologías y tradiciones

Por Eugenio Pérez Almarales
Foto: Robin Thom

Mucho han cambiado los tiempos en casi medio siglo. Con el avance de la tecnología, la simplicidad de la vida y la rectitud en el comportamiento se esfumaron en no pocas aristas, como en los juegos infantiles, el sentido del respeto, la disciplina familiar…, y las madres –y padres- tuvieron que asumir nuevas y complejas preocupaciones.

En mi niñez, demasiado lejana para mi gusto, todo era más sencillo. Entonces a los muchachos que daban perretas se les llamaba “malcriados”; a quienes se propasaban con los mayores se les decía “frescos”, y los asuntos de ese tipo se subsanaban con un chancletazo “a tiempo”, no en la consulta del psicólogo, y no llamo a la violencia, ni minimizo el papel de los especialistas. Continuar leyendo “Madres, tecnologías y tradiciones”

Hábitos peligrosos y una mala pasada

Por Eugenio Pérez Almarales

Mucho ha perdido la cultura cubana con la casi extinción de los pregones, de aquellos de buen gusto y picardía criolla, pensaba mientras un señor flaco y desaliñado voceaba por la calle Pio Rosado, en Bayamo: “Diiiipirona, Piiiiiiroxicam…”

Pero no es ese el peor de los efectos de las peligrosas prácticas de consumo irracional de medicamentos, desde una “simple” Duralgina hasta Viagra y sus similares, de las cuales existen en el mundo unos 27 millones de consumidores, sin reparar en que una supuesta fogosa noche puede terminar en desgracia. Continuar leyendo “Hábitos peligrosos y una mala pasada”

El apotegma* de Felo

Por Eugenio Pérez Almarales

Su origen humilde -allá por Pueblo Nuevo, sitio montañoso de Guisa-, el Servicio Militar en la frontera de Guantánamo, los azares de la existencia y la guerra en Angola, le dejaron rasgos y capacidades envidiables.

Descuellan su afabilidad imperturbable, apreciar lo que se tiene en todo su esplendor, aunque a otros parezca raquítico, mirar más allá de lo que anuncian las pupilas, y andar por la vida sin simulaciones.

Continuar leyendo “El apotegma* de Felo”