Gentilicios y personajes

Por Eugenio Pérez Almarales

Ya pasó tiempo suficiente y se hizo nuestro y cercano lo que alguna vez provocó airadas reacciones, como cuando Lucas Rosales, ilustre hijo de Santa Rita, apostó en varias esquinas, con recipientes llenos de huevos hueros, a improvisados “fusileros”.

La misión era ametrallar a un grupo de viajantes que cada día, a la misma hora, pasaban gritando el alternativo y entonces no admitido gentilicio.

Cuentan que fue Pucho Cisneros, el simpático y voluminoso propietario del servicentro de mitad de pueblo, el autor del título que nos acompaña.

Dicen que se inspiró en los humildes hombres que esperaban, tumbados a orillas de la carretera, un transporte para las minas de manganeso de Charco Redondo, con la esperanza de encontrar empleo.

Las personas y su impronta son las que hacen los pueblos, y sin los nombres y las obras de muchos coterráneos sería difícil imaginar a Santa Rita.

¿Cómo olvidar a la maestra Esther Jiménez, de preescolar, quien comenzó a moldear las personalidades de varias generaciones? ¿A Graco, el médico que no se fue jamás y quien nunca negó gratuito auxilio, sin importar día ni hora?

¿Se podrá borrar la existencia de Paco Quintana, multifacético farmacéutico? ¿La de Viriato Guerra, pelotero bueno y profesor de quien sabe cuántos?

Y también de otros, con oficios de menos abolengo y hasta sin oficios, pero que, igualmente, marcaron épocas y sitios. Entre estos, Mangüina, como aun llamamos a quien nos brinda lo que ya no puede tragar, aquella solitaria mujer que hacía un congrí con 25 frijoles y jamás regalaba limones si no eran ocho.

Héctor Boada, uno de mis cadeneros portamiras, conocido por Mendieta o Medallita, quien jamás supo que en realidad aquella pieza de una libra no era un granizo, sino un vaso de hielo que tiré, en un descuido suyo.

O a Felipe Caballero, al cual le sobró una pierna para producir hortalizas y condimentos en una pequeña parcela, de la que se abastecía el pueblo.

¿Qué decir de Chacho Castillo? Chofer, con su singular invitación: “¡Jiguanízate!”, cuando el pasaje en máquinas, de Santa Rita a Jiguaní, costaba 40 centavos.

Vínculos internacionales también tuvo, antaño, ese pueblo mío. Desde el Asia lejana, fue a vivir allí el chino Francisco, esposo de “Mangalita”, y de Portugal llegó Daniel Miranda, propietario de la casa donde hoy está la biblioteca, de un productivo naranjal y de la camioneta más lenta que haya conocido.

¿Y Rubén Bichito? Largo, flaco, de ojos enrojecidos y sin luz, con su jaba de cucuruchos de maní a medio o a 10 centavos. Con infantil optimismo, creí que lograría su sueño de hacerse técnico químico azucarero.

¿Y Radamé Cabrera? Barbero, siempre agradecido de Miguel Llibre, porque le prestó el dinero para el traje de su boda y nunca quiso cobrarlo, y, ante el llanto de su hija sin juguetes, un día de reyes, se apareció con la muñeca más grande que vendían en La Casa Nueva.

De eso son los pueblos, de su gente y sus historias. Y Santa Rita tiene más, se hizo de un gentilicio adicional.

A veces son caprichosos. Pueden tener como raíz al nombre del sitio: de Bayamo, bayamés; de Jiguaní, jiguanisero…, otros confunden y ofenden, a primera vista: de Almuñécar, sexitanos; de Bollullos, bollullero; de Jerusalén, hierosolimitano. Entonces, y dada la práctica, pudiéramos innovar: de Santa Rita, caimán.

En ocasiones, los gentilicios se fundamentan en el latín. Cuentan que a mediados del siglo XX, el político español José Solís defendió un proyecto de ley para aumentar las horas dedicadas al deporte, en detrimento de la enseñanza de las lenguas clásicas.

“Porque, en definitiva, ¿para que sirve hoy el latín?”, razonó, a lo que Adolfo Muñoz, profesor de la Universidad Complutense, respondió: “Para que a su señoría, que es natural del municipio de Cabra, le llamen egabrense y no otra cosa.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s