Símbolo, casualidad y sustento

DSC_4423
De un encuentro anterior, el 23 de diciembre de 2017

Por Eugenio Pérez Almarales

Lo conocí cuando no era dos letras, cuando estremecía las obras, cuchara en mano, y desde las tribunas sindicales.

Cuando se afianzaba en la vanguardia de los vanguardias de la Construcción en Granma y en Cuba.

Lo conocí cuando aquel movimiento vanguardista del sector, con su brigada de superhéroes de verdad, transformaba territorios en un abrir y cerrar de ojos, especialmente los que serían sede de la celebración nacional por cada 26 de Julio, bajo el mando de Onofre Zayas Alfonso (“El Duro”), el padre de la tropa.

vanguardista

onofre-zayas
Al centro, Onofre Zayas (Foto: Bohemia, 10 de julio de 1981)

Eran los tiempos de mi padre (Eugenio Pérez Morales) al frente del Sindicato en Granma, seguido por un equipo insuperable: Ramón López Navarro, Gilberto García Benítez, Carlos Escalona Graffe, Eladio Fuentes Álvarez, Carmen Cabrera, Nápoles, Edith, Martha, Ernesto, Caridad, Pupy, Rojas…, junto a quienes aprendí a ser dirigente sindical.

Eran los tiempos de Pedro Fernández Díaz, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Construcción, integrante del Comité Central del Partido, líder indiscutible del gremio e impulsor del mencionado movimiento de avanzada.

pedro-fernnadez-fidel-castro
Pedro Fernández Díaz saluda al Comandante en Jefe Fidel Castro

Entonces, hace casi 35 años, JR no era JR, sino Juan Ricardo Santiesteban, pero el mismo noble revolucionario a quien hoy saludé, con su estrella de Héroe del Trabajo de la República de Cuba en el pecho.

condecoracion_raul_gomez3
En el acto de condecoraciones de este 24 de julio, fui el primero de los trabajadores de la Cultura, exactamente a continuación de los constructores

En el mismo acto, en el Parque Museo Ñico López, le comentaba a mi colega Aroldo García Fombellida que los simbolismos nos sorprenden: Entre más de un centenar de granmenses que seríamos condecorados, fui el primero de los cinco representantes de la Cultura en ocupar el lugar asignado en la pequeña plaza, donde nos impondrían la Distinción Raúl Gómez García; a mi derecha, la última del Sindicato de la Construcción, presta a recibir la “Armando Mestre”, sin que los organizadores supieran que me considero, también, constructor.

Las raíces, son las raíces las que nos hacen fuertes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s