Luces y sombras

Por Eugenio Pérez Almarales

El rostro canoso, de peinado impecable, con raya al medio y blanco candado, que aparece por estos días en Internet, no se parece mucho al Pierre Richard al que entrevisté hace 25 años en Santiago de Cuba, ni provocaría hoy el revuelo de entonces al caminar por calles cubanas. La fama también es relativa.

Fue en noviembre de 1987, cuando iniciaba mis estudios de Periodismo en la Universidad de Oriente. Las zonas aledañas a los edificios del rectorado, la biblioteca y la sede de la Facultad de Artes y Letras estaban más concurridas que de costumbre: el protagonista de comedias taquilleras, como El rubio alto con un zapato negro y Se me subió la mostaza, estaba entre nosotros.

Su presencia motivó a muchos y eclipsó a otros, pues después supe que no era Richard la única persona “importante” en el grupo.

Jamás he sido demasiado impresionable, no obstante, comprendí el privilegio de departir con una personalidad del cine francés, por entonces archiconocida en Cuba.

Convencido de que no hay peor gestión que la que no se hace, y con el propósito de dar detalles de primera mano a los lectores de La Demajagua, medio del que fui corresponsal voluntario desde su fundación, me atreví a solicitarle una entrevista al actor galo. No puso obstáculo alguno.

El encuentro se produjo en la habitación 320 del motel Versalles, la instalación hotelera más lujosa de Santiago de Cuba en esa época. Junto a Richard estaban, entre otros, su esposa -así me explicaron- y un señor de mediana estatura, cabello escaso y barba blanca.

Lejano a la manera de conducirse en la pantalla, Pierre se comportaba con extrema cordura, siempre serio, meditabundo, como si se tratara de un hermano gemelo, pero parecido solo físicamente.

El artista me habló de cuánto impactaron en él las mani-festaciones populares que en 1968 estremecieron a Francia.

También, de su admiración por la Revolución cubana, por Fidel y el Che. Aproveché para incitarlo a venir a la provincia, y me aseguró que deseaba caminar los sitios por donde anduvo el Guerrillero Heroico; entonces, titulé la entrevista, publicada  en La  Demajagua, El  rubio alto  quiere visitar Granma.

Pretendía tomarle algunas fotos mientras caminara por la ciudad, al día siguiente, pero sus anfitriones no estuvieron de acuerdo. Contrariado, me aparté. El hombre de barba canosa y cabellos escasos, se percató:

– ¿Tú quieres tirarle las fotos?, me dijo, en voz baja.
– Sí, claro -le respondí.
– ¿Y tienes cámara?
– Mírela aquí -una pequeña Smena, de aficionados.
– ¿Y sabes usarla?
– Por supuesto…
– ¿Y quién puede impedirte que lo hagas?
– Es que no sé por donde será el recorrido, ni a qué hora…
– ¡Pero yo te lo voy a decir! ¡Tú vas a hacer tus fotos!

Y así fue. Había salido en mi auxilio el legendario Alberto Korda, autor de la más conocida foto del Che y de numerosas instantáneas de Fidel desde 1959.

Pierre Richard me pidió luego que los acompañara hasta tomar el avión, en la vieja terminal aérea santiaguera.

Ya en el modesto salón de protocolo, mientras tomábamos unos tragos de Paticruza´o, Korda me contó detalles de su profesión, de cómo hizo famosos retratos, del papel de la casualidad, aunque “la fotografía debe estar, primero, en el cerebro del fotógrafo”… hasta que se produjo un silencio, de esos que se llenan con comentarios vagos.

Apoyada sobre las piernas de Korda -quien rozaba los 60 años de edad- descansaba una jovencita, rubia, de rasgos delicados.

– ¿Su hija? le pregunté.
– No…
– ¿Su nieta?, interrumpí.
– No. Mi esposa -dijo, sin que la indiscreción pareciera afectarle en lo más mínimo. Yo no olvidé jamás el mal rato.

En 2001 falleció el famoso fotógrafo, y -con razón y humor-su amigo José Alberto Figueroa, escribió: “Hoy los maridos y padres celosos de mujeres hermosas de La Habana pueden dormir tranquilos. Alberto Korda murió”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s